Espacio que pretende resguardar voces y conocimientos desde el abordaje de la
bibliotecología. Documentación de archivos orales sobre el patrimonio cultural intangible
conservado en la memoria de los libros vivientes. Entrevistas a bibliotecarios sobre el rol social
de la profesión. Reflexiones en torno a la bibliotecología indígena y comunitaria.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Una biblioteca popular...

Cada tanto me gusta compartir buenos ejemplos de lo que podríamos denominar Bibliotecología Comunitaria, es lo que en este caso representa la Biblioteca Popular Los Hornillos, ubicada precisamente en la localidad que toma su nombre, dentro del partido San Javier, provincia de Córdoba. Se trata de un sencillo ejemplo de construcción identitaria, un espacio vital, dinámico, cultural, comunitario, de un pueblo cuya biblioteca resultó ser un punto de encuentro para poder conservar el conocimiento de sus paisanos, una verdadera casa de la memoria.

Las prácticas abundan, enumerarlas apenas tiene el objetivo de acercar un sentido en el cual se enmarcan cotidianamente las diversas acciones emprendidas.
En este centro cultural se han llevado a cabo proyecciones de cine documental, asimismo se habilitó un espacio de expresiones artísticas locales, donde pintores, poetas y artesanos encontraron un modo de comunicar y compartir sus construcciones, articulando propuestas con escuelas de arte de la zona. Es alentador saber lo que el voluntariado genera cuando hay detrás un proyecto pensado colectivamente, con una misión clara y específica, ya que como dice uno de sus responsables:  "tener un lugar propio es la libertad misma", dando cuenta de un anhelo largamente soñado. Desde allí llevaron a cabo uno de sus máximo sueños: registrar mediante testimonios grabados a los ancianos la historia del lugar, generando un archivo oral con el aporte sustancial de aquella inexplicable categorización: la llamada “tercera edad”.

En la filmación se ven a los vecinos conversar bajo una hilera de luces colgadas de los techos, comparten la certeza de saber que pertenecen a algo que los une. Todo parece indicar que la biblioteca cumple un rol fundamental, que lo que la comunidad Los Hornillos sabe se encuentra entre los estantes de la biblioteca, donde todo lo nuevo parece estar por suceder. 

Facebook:
https://www.facebook.com/biblioteca.loshornillos

Conabip
http://www.conabip.gob.ar/noticias/noticia/20140

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Libro construye biblioteca

La imagen muestra a dos hombres ticuna sentados sobre un tronco, están rodeados de arbustos, en sus manos tienen hojas y lápices, dibujan en calma, es probable que todavía no intuyan lo que va a generar esta obra colectiva, la Organización General de Profesores Bilingües Ticuna lo titulará “el libro de los árboles”, y su comercialización permitirá la construcción de una biblioteca

Alguna vez, la sola mención de la Biblioteca Maguta de la etnia Ticuna de Brasil, implicaba para los bibliotecarios involucrados en los servicios de biblioteca en comunidades indígenas, la idea de biblioteca indígena autogestionada por los miembros de la propia cultura. Entre todos los elementos registrados sobresalía uno por su originalidad, riqueza patrimonial y sentido de puente entre culturas: los libros bilingües indígenas, creados por los propios paisanos, lo cual resaltaba el valor de la representatividad patrimonial a través de la colección de la biblioteca. En su momento se trató de un excelente proyecto interdisciplinario que involucró a los ancianos indígenas, maestros bilingües y niños de la comunidad, quienes también ilustraron parte de los libros.

Según investigó hace unos años el bibliotecario José Bessa Freire, la llamada biblioteca bilingüe e intercultural de los ticuna se enriqueció con el proyecto “A natureza segundo os Ticuna”, iniciado en  1987, con la recolección de datos y la elaboración de dibujos sobre la flora y la fauna regionales, realizados con el objetivo de producir material didáctico pedagógico para apoyar cerca de 100 escuelas indígenas, que contaban con 210 profesores y más de 7 mil alumnos, todos ticunas. 
La primera publicación de esa serie fue “O Livro das Árvores” (que mereció el premio de la Fundación Nacional del Libro Infantil y Juvenil en 1997 como mejor libro informativo y mejor proyecto editorial), este libro presenta la relación de los indios con la floresta, destacando el valor de varias especies de árboles para su sobrevivencia física y cultural. El texto, que condensa conocimientos prácticos y está dotado de valor poético, es el resultado de una producción colectiva, mientras los dibujos fueron elaborados individualmente. 

Cabe detenerse en el alto nivel técnico de las imágenes, el uso del color, la armonía presente en cada cuadro, el significado simbólico, lo visible y lo invisible de cada especie, el mundo interior de cada elemento, pero especialmente el “realismo” de los vegetales y animales pintados. Hace poco, un amigo con quien compartí estos documentos comentaba que necesariamente el artista debió haber contemplado por mucho tiempo, y muy profundamente, cada detalle de esa naturaleza. Basta ver las ramas de los árboles y sus hojas "que parecen moverse" agitados por una brisa imposible de dibujar, pero que esta presente en cada trazo.  Es posible afirmar que solo un artista en permanente contacto con el mundo natural que lo rodea puede representar tan fielmente el espíritu de aquel universo.


Não se trata de um livro de botânica, mas de uma memória das árvores, que permite aos Ticuna recordar a importância de cada uma delas na sua vida. Folheando página por página, compreendese as razões que os levam à defesa e preservação de suas floresta, um patrimonio que deverá ser eterno, passando de pai para filho, como uma herança das mais belas e mais ricas” (GRUBER 1998:7)



Se sabe que otros libros de la misma serie tuvieron ediciones monolingües en ticuna, como en el caso del libro de los pájaros y el libro de los sapos. El primero, intitulado “Werigü Arü Ae”, mereció una revisión definitiva por parte de los participantes del Curso de Formação de Professores Ticuna, en febrero de 2002, con la asesoría de la lingüista Marília Facó (NGUPACÜ 2002). El segundo,  “Cururugü Tchiga”, clasifica diferentes tipos de sapos que existen en la región, el modo de vida de cada uno de ellos y las narrativas míticas en las cuales aparecen como personajes (NGUPACÜ & CARECÜ: 2002). 

Una memoria de árboles, un modo acaso único de otorgar valor a las tradiciones orales, instalando la noción de biblioteca, buscando destacar las narrativas míticas y los etnosaberes que por siglos fueron acumulados por este pueblo mediante una lengua y un modo de entender el mundo.

Que lo disfruten.


Libro de los árboles 

Libro de los pájaros