Espacio que pretende resguardar voces y conocimientos desde el abordaje de la
bibliotecología. Documentación de archivos orales sobre el patrimonio cultural intangible
conservado en la memoria de los libros vivientes. Entrevistas a bibliotecarios sobre el rol social
de la profesión. Reflexiones en torno a la bibliotecología indígena y comunitaria.

sábado, 11 de marzo de 2017

Las nuevas páginas de la Enciclopedia Campesina de Cajamarca


Hace mucho tiempo que Alfredo Mires Ortiz, destacado miembro de la Red de Bibliotecas Rurales de Cajamarca, fundó el Proyecto Enciclopedia Campesina, instalando la necesaria y valiosa idea de producir libros que represente la sabiduría del campo, el cultivo del propio conocimiento.

El rescate de los saberes comunitarios –dice Alfredo– no solo permitía mostrarnos la inmensa fortuna que nos anima, sino la prodigiosa raíz de este árbol que nos anida. Porque no estamos recuperando el pasado, sino el futuro. Es nuestro propio mañana el que nos han secuestrado: es ese andar el que estamos reconquistando”.

La Enciclopedia, como colección temática, llegó hasta el tomo 20, aparte de las decenas de libros con tradición oral que han sido publicados. Pero recomenzó hace un par de años, renovado y aguzado, y el tomo 21 acaba de salir de la imprenta: “Agua que sí has de beber – Dichos y refranes en la tradición cajamarquina”.

Lo valioso de todo esto es cómo el proyecto se sigue actualizando a medida que la complejidad va creciendo. Para quienes no lo conocen la Enciclopedia Campesina nació con el propósito de recuperar las tradiciones orales en contextos rurales andinos, que por cierto muchos medios suelen invisibilizar.

El estudio de las tradiciones orales desde las propias concepciones de la población campesino-andina, permitía conocer mejor el proceso de transmisión del conocimiento. Tal como lo expresan en su sitio Web se entiende colectivamente la idea de “comunidad como punto de partida y de llegada”. Desde 1981 los Bibliotecarios Rurales de Cajamarca escribieron los cuentos de sus comunidades, escribieron sobre lo que sabían, escribieron sus propias historias de vida, y comprendieron algo que los identificó para siempre: “No basta con aprender a leer, hay que producir nuestros propios libros”.

En 1986 (sí, leyeron bien, hace ya más de 30 años) fundaron el Proyecto Enciclopedia Campesina y desde entonces los comuneros editaron 20 tomos en los que con sus propias palabras reseñaban la vida de quiénes fueron y siguen siendo.

Hace un tiempo pudo leerse lo siguiente: Identidad y dignidad se suman al proceso de deshacer el oropel que siempre revistió al libro como instrumento de poder. “Ahora no sólo leemos, ahora también lo hacemos”. Y la vida continúa...

Se trata de un feliz ejercicio: todos hablan en círculo, todos aportan, lo que se sabe se transcribe y luego se publica, lo interesante de todo este proceso es que los paisanos han instalado la idea de enciclopedia como elemento que les permite no olvidar lo que sus ancestros aprendieron, pero también como modo de dinamizar los alcances y desarrollos de la propia cultura, es un verdadero patrimonio viviente.

O como bien lo expresa Alfredo:
¡Estos naceres nos avivan!

Fuente:
Andares de las bibliotecas rurales de Cajamarca

Versión para El Orejiverde:
http://www.elorejiverde.com/el-don-de-la-palabra/2409-no-basta-con-aprender-a-leer-hay-que-producir-nuestros-propios-libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario